ASCOMA sigue sumando socios


Ascoma |
ASCOMA sigue sumando socios
Es amplio -y cada uno en sí mismo muy importante- el número de
fortalezas con el que cuenta la Asociación de Concesionarios de Marcas de
Automotores (ASCOMA), institución nacida en diciembre de 1975.
ascoma-sigue-sumando-socios

Aquellos principios que justificaron entonces la creación de la entidad
como respuesta a las inquietudes de un grupo de empresarios, muy pujante y
tesonero, siguen hoy cada vez más vigentes: forjar un ideario común para
defender su labor profesional y darle mayor transparencia al mercado de la
comercialización de automotores.
Y a lo largo de estos casi 40 años de existencia aquellas dos premisas
madre se fueron nutriendo y fortaleciendo de otras, reflejando el accionar que
ASCOMA, a partir de la conducción que ha venido teniendo a través de la gestión
de diferentes comisiones directivas, ha desarrollado acompañando los tiempos y
adaptándose a los cambios y transformaciones que ha tenido el país en general y
el sector en particular.
La que viene hoy a cuento es una de las mayores fortalezas que una
institución gremial puede tener, y es la de su caudal social.  Hoy ASCOMA tiene más de 160 empresas
inscriptas en sus registros sociales, un número integrado –prácticamente en
mitades- por empresas localizadas en la capital y en el interior, contando con
concesionarios oficiales de todas las marcas que se comercializan en Uruguay y
con un alto número de ellas que integran la organización desde que la misma fue
creada.
Ser un concesionario oficial de marca no solo prestigia a la empresa
que lleva adelante su actividad comercial, sino que además le brinda al
consumidor, al potencial cliente para la adquisición de un automotor, un rasgo
de confianza y seguridad que difícilmente encuentre al realizar una transacción
a través de otro tipo de agente.
Por eso ASCOMA, que agrupa a un muy alto porcentaje de las
concesionarias de marca, ha venido sumando nuevas firmas asociadas a lo largo
del tiempo. La crisis económica de principios de este siglo fue un duro golpe
para el sector y la institución sufrió el embate de una caída significativa en
el número de asociados.
Sin embargo, con el paso del tiempo y con la recuperación económica y
financiera del país, los registros sociales de la entidad han vuelto a crecer,
hasta llegar a cifras inéditas en estas cuatro décadas.
Por eso la representatividad de ASCOMA, -jamás puesta en tela de
juicio, por cierto-, ha cobrado nuevo valor, los beneficios para quienes han
pasado a integrar la institución en estos últimos años son crecientes y la
confianza que se ha logrado por parte de los consumidores en las empresas
asociadas se ha multiplicado.
Es que hacia afuera, ASCOMA es sinónimo de certezas: un concesionario
de marca es quien más y mejor puede asesorar y servir a quien desea comprar un
automotor. Y hacia adentro, los concesionarios saben que cuentan con la entidad
que los escucha y los atiende, que los cobija y los protege, y que le confiere
cada vez más beneficios y herramientas para desarrollar mejor su gestión y
actividad profesional.
Los beneficios con los que cuenta un socio de ASCOMA son amplios en
número y significativos en importancia. Van desde servicios calificados
–asesoramiento jurídico y notarial, cursos y seminarios de capacitación-, hasta
descuentos en los precios de productos, servicios y prestaciones vinculados con
la faz automotriz, pasando por acuerdos con instituciones crediticias y de
servicios, sumamente convenientes.

También está vigente la posibilidad de utilizar el salón de eventos de
la sede institucional, pero más y mejor información se puede obtener en la
secretaría de la institución, a la que se puede consultar a través del correo
sec[email protected] o por los teléfonos 2408.1545 y 2408.1609.

Más en Ascoma

Diseño y Desarrollo Depto. TI El País © 2017 todos los derechos reservados. ELPAIS